Placas Solares – Todo lo que Necesitas Saber

El origen datado de la energía solar se remonta al siglo diecinueve, cuando proliferaron los avances en el campo fotovoltaico gracias a la creciente preocupación científica por hallar nuevas fuentes de energía. En 1839, el físico francés Alexandre-Edmond Becquerel demostró sus efectos, gracias a tenaces investigaciones sobre el espectro solar, el magnetismo, la electricidad y la óptica.

paneles solares

Años después, en 1883, el inventor norteamericano Charles Fritts consiguió construir la primera celda solar, modelo original de los actuales paneles. Esta primera celda era mínimamente eficiente, muy costosa y sin salida comercial, empleando como semiconductor al selenio. La de silicio fue ideada y patentada años más tarde (1946) por el norteamericano Russell Ohl.

No obstante, la energía solar no se ha generalizado como cabría esperar. En la actualidad, es bien conocida como principal fuente de energía renovable al alcance del ser humano. La radiación a la que está expuesta La Tierra alrededor del Sol es una forma de energía de baja concentración, teniendo en cuenta las lógicas pérdidas producidas en la atmósfera (30%), aunque suficiente para abastecimiento residencial.

El mayor obstáculo para la generalización de la energía solar siguen siendo las infraestructuras, por mucho que los costes se hayan reducido en los últimos años. Existen distintos productos, como son los colectores de placa plana, los receptores centrales, los colectores de concentración y los hornos solares.
placas solares

Los más habituales son los primeros, que captan la radiación del sol en placas de absorción por las que discurre el fluido portador que más adelante transfiere la energía. Estos dispositivos se usan para calentar agua y como sistema de calefacción, siendo habitualmente colectores fijos sobre el tejado. En general, con el fin de maximizar su eficiencia anual, respetan una orientación aproximada de unos veinte grados de latitud hacia el sur o el norte.

En caso de necesidades mayores, los colectores de concentración cobran interés. Son más complejos y costosos, y funcionan proyectando la energía solar sobre una zona de recepción de pequeño tamaño que resulta en altísimas temperaturas. El receptor central, por su parte, concentra los rayos solares sobre una caldera de agua situada en una torre. Por último, los hornos solares están destinados al uso industrial y aplican los mismos dispositivos de concentración de alta temperatura.

En los últimos años, han ido cada vez más de la mano las empresas de aire acondicionado junto con las de placas solares, para crear un tipo de energía más limpia y económica.  La empresa Aireacondicionadoweb.net es una de las pioneras en este sentido.

A continuación de explicaremos como funcionan las placas solares.